MelP_372-Salmo_101_2-3

MelP_372-Salmo_101_2-3

0 0 hace 8 meses
«En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa. No pondré delante de mis ojos cosa injusta. Aborrezco la obra de los que se desvían; Ninguno de ellos se acercará a mí.» (Salmo 101:2b-3)

El rey David sabía el peligro de rodearse de personas con falta de integridad; por lo tanto propuso separarse de los que se desvían y de toda cosa injusta. En hacerlo, mantiene el mismo principio que Pablo expone en su primera carta a los Corintios: «No erréis; las malas conversaciones corrompen las ... Más informaciones

Síguenos en Facebook